Un deseo razonable: los antojos

16 de noviembre de 2007 por

Antojos en el embarazoLa Real Academia de la Lengua Española define antojo como “un deseo vivo y pasajero de algo”. No obstante, dicha definición no ayuda mucho a entender lo que significa este término. Para nosotros el concepto “antojo” va vinculado al impulso irrefrenable de comer un alimento concreto en un determinado momento, con la característica añadida de que suele atribuirse, casi en exclusiva, a la mujer gestante. Sin embargo, todas las personas, incluídas las del sexo masculino, son proclives a padecer estos antojos.

Diremos que del binomio embarazo - antojo se ha hablado desde mucho tiempo atrás. De hecho, es muy frencuente que la mujer gestante sienta una mayor apetencia por determinadas comidas, aborreciendo otras muchas. Según los estudios, las preferencias en esta etapa son los hidratos de carbono, los dulces y las frutas. Sea como fuere, los médicos opinan que si el peso no se ve alterado y los antojos son comprensibles, no hay por qué evitarlos.

Los antojos y el embarazo

Los expertos en la materia, han llegado a la conclusión de que esta “necesidad” se debe a una serie de modificaciones hormonales debidas a todos los cambios que se producen durante todo el período de embarazo. O dicho de otro modo, también se puede interpretar como un mecanismo de defensa para el propio organismo que tiene el deseo de satisfacer requerimientos nutricionales específicos, en algunos casos o necesidades psico-afectivas, en otros.

Los estudiosos insisten en que el cuerpo de la mujer experimenta muchos cambios continuos durante el embarazo, uno de ellos es el acusado descenso de glucosa en sangre. Para compensar esta carencia, el cuerpo manifiesta la necesidad de ingerir alimentos dulces: desde pan o chocolate, hasta todo tipo de frutas.

De lo que si se tiene certeza es que el incumplimiento de estos deseos no va a desencadenar alteraciones en el correcto desarrollo y crecimiento del feto, y menos aún, cuando la madre gestante lleva una dieta equilibrada y sana, según los patrones establecidos en base a sus características propias. Tampoco el bebé nacerá con una marca en la piel en forma de mancha o lunar por un antojo no satisfecho, tal y como se cree desde muchas décadas atrás.

Los antojos en otros países.

En Estados Unidos, algunos especialistas defensores del orígen psicológico de los antojos, declaran que la causa de los mismos se debe en la posible carencia de electrolitos, minerales, vitaminas y otras sustancias en la madre. Por otra parte, completan esta afirmación añadiendo que, la mujer busca actitudes de solidaridad y comprensión dentro del entorno familiar y de pareja; ya que lo que verdaderamente desearía es la obtención del cariño y de la compañía de los que la rodean, no una comida caprichosa.

En México, psicólogos como Andrea Gutiérrez Jiménez, especialista en Educación Perinatal de la Universidad Anáhuac, opinan que hay mujeres que experimentan un rechazo inconsciente a su embarazo, lo que les genera una descompensación alimenticia que desencadena múltiples y variados antojos. “Cuando esto ocurre es posible observar un incremento en las naúseas y episodios de vómitos. Ante un embarazo no deseado, la mujer se sentirá angustiada e intentará compensar su angustia con la ingesta de determinados alimentos”.

Temas: Alimentación durante el embarazo, Embarazo, Embarazo mes a mes, Salud durante el embarazo, Ser padres

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.