Sibilancias o "pitos" en el pecho del lactante (II)

16 de enero de 2008 por

Bebé llorandoLos “pitos” en el pecho suelen ir acompañados de tos y de dificultad a la hora de respirar. Pero, que un niño emita ruidos cuando respira no significa que tenga sibilancias.

En algunos casos, las vías aéreas superiores son demasiado pequeñas, en otros, al estar llenas de mocos, cuando el aire las atraviesa, se genera un ruido que se transmite al tórax simulando la existencia de sibilancias.

Por otra parte, es necesario considerar que con una sintomatología tan inespecífica no se puede confirmar la existencia de asma en el lactante o de una patología verdaderamente grave como la fibrosis quística o una malformación congénita broncopulmonar.

La confusión a la hora de diagnosticar el alcance de esta enfermedad hace que no se trate con la debida premura. No obstante, lo que resulta indudable es que los niños con esta dolencia, tienen mermada su calidad de vida.

Los especialistas se encuentran con una primera traba y es que los padres no saben discernir con claridad el tipo de ruido que genera la sibilancia, muchos lo confunden con un ronquido. La diferencia es la siguiente: mientras que las sibilancias son un silbido agudo que proviene del tórax, producido durante la respiración (aunque se escucha más fácilmente cuando el bebé expulsa el aire que cuando lo toma), el ronquido o estridor nace de la laringe y casi siempre tiene lugar mientras el bebé inhala el aire.

Su aparición no es constante, sino recurrente. Es decir, responde a episodios concretos que se suceden en el tiempo; por este motivo la mitad de los lactantes afectados, vuelven a sufrir esta “mala experiencia” al poco tiempo.

En contraposición, es necesario apuntar que en el lactante, las sibilancias no suelen ser ni muy prolongadas ni muy graves, no existiendo sintomatología alguna entre uno y otro episodio. De hecho, cuando el bebé llora, ríe o tose, lo que realmente tiene es un ataque de asma, presentado de muy diversas formas dependiendo de la etapa evolutivaen la que se encuentre.

¿Por qué se producen?

El hecho de que las sibilancias sea un problema tan común en los lactantes se debe en gran medida a que el pulmón del recién nacido no está todavía preparado para responder adecuadamente a la invasión de las agresiones externas, provocando la contracción del músculo liso o la inflamación de la mucosa bronquial; estas respuestas pueden producir los pitidos.

Etiología

El proceso suele iniciarse con una bronquiolitis, generalmente producida por el conocido virus respiratorio sincitial (VRS), entre los dos y los cuatro meses de edad. De hecho, en algunas ocasiones coincide con los primeros días del bebé en la guardería.

La mayoría de los episodios de sibilancias en el lactante se deben a infecciones virales, de las cuales, el 80% provienen del virus anteriormente citado.

Por otra parte, estudios recientes han demostrado que el rinovirus juega un papel importantísimo en el desarrollo de esta afección, situándose por detrás del VRS. Son pues, los responsables de una cuarta parte de los ingresos hospitalarios de los lactantes con cuadros de infección respiratoria inferior que cursa con sibilancias.

Tratamiento

Actualmente se comercializan fármacos para tratar adecuadamente a los niños con afecciones respiratorias y/o asma. En esta línea se ha demostrado el éxito de los glucocorticoides inhalados en lactantes con sibilancias recurrentes asociadas a virus.

También se ha corroborado la eficacia y seguridad de los angonistas B-2 en los niños menores de dos años.

Temas: Salud del bebé

Comentarios 1 comentario
  1. […] a) La deshidratación, sobre todo en lactantes […]

    Pingback ¿Qué sabes sobre la gastroenteritis por rotavirus? — 17 de julio de 2008 @ 10:18 am
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.