Agenda: lunes 14, tener hijo

11 de diciembre de 2009 por

despertadorEl próximo lunes 14 tenemos programado el parto y me viene a la mente la experiencia que viví con el primero (os recuerdo que soy el padre, y yo no estaba embarazado).

- Flashback-
7:30 Despertador. Ducha y desayuno, todavía medio dormidos: Internet, las noticias. Como un día normal.
8:20 Coche, atasco. La gente va a trabajar, la mayoría serios, algunos se ríen con la radio. Otros cabreados (de poco les va a servir). Nosotros somos dos más.
9:00 Llegamos, buscar aparcamiento, ¿Qué hora es?. Tranqui, vamos bien.
9:10 Ventanilla: Venimos a tener un hijo. Esperen en la sala.

Es curiosa la sensación de levantarse un día normal e irse a ser padre, como quien va a trabajar, o a sellar en la oficina del paro.

Horas más tarde salieron de quirófano (fue natural pero con riesgo de cesárea), con una criatura azul, hinchada y deformada. Recuerdo que pensé para mí: “supongo que con el tiempo le cogeré cariño”.

- Fin del flashback y vuelta al presente -
Quizá he exagerado, pero quería confesar ante una audiencia mayoritariamente femenina la decepcionante frialdad con la que viví un momento tan importante. Luego, evidentemente, las cosas cambiaron hasta convertirme en un papá, no ñoño, pero bastante empalagoso.

El caso es que cuando comentas estos sentimientos en petit comité descubres que no eres el único, y que hay otros actuales padrazos que tardaron en reaccionar. Incluso hay quienes reconocen que el nivel de cariño hacia el recién llegado, tarda en equipararse con el sentido hacia sus hermanos mayores. Será que el roce hace el cariño.

Pues lo dicho, el próximo lunes tenemos programado el parto de nuestro segundo bebé y esta vez estoy mucho más ilusionado (cosa nada difícil).

Tengo enorme curiosidad por descubrir cómo se puede llegar a querer tanto a otra persona distinta a mi hijo.

(He sido sincero, no me machaquéis)

Temas: Parto, Paternidad

Comentarios 3 comentarios
  1. Es una vision particular, pero real. No es para machacarte, muchos lo viven así.A veces no nos dejan participar tanto como quisiéramos, y estoy convencido que es así por preservar el corporativismo médico ante algún posible error. Es una pena.

    Otro Papi — 21 de enero de 2010 @ 15:36 pm
  2. Hola Papi,
    ahora toca confesar, en honor a la verdad, que esta segunda experiencia fue mucho más positiva, gracias en parte a los caprichos de la naturaleza, pero también al trato cercano, humano y comprensivo del personal de maternidad del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda.

    Ata — 22 de enero de 2010 @ 15:50 pm
  3. Noñoño…es normal que te sientas asi…ya que no es el papá quien lleva durante nueve meses al bebe…supongo que esas dudas las tendran todos. Por otra parte…el comentario que has hecho de “supongo que con el tiempo le cogeré cariño” estoy segura de que no eres el único…de hecho mi padre cuando nací…no solo penso que era un niño…sino que miro con ojos de loco a la partera cuando le dijo que yo era su hija…porque segun el estaba completamente negra e hinchada…siempre dice que casi se hecha a llorar, y que creyo que se habian equivocado (jajajaja)…menos mal que soy clavadita a el…que sino…mi madre hubiera tenido que dar muchas explicaciones…
    No te preocupes…si alguien te machaca…es que aún no ha sido padre. Un saludo.

    Valeria — 6 de noviembre de 2011 @ 12:32 pm
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.