Mi hijo no para de hipar

5 de septiembre de 2008 por

Durante la lactancia materna, es muy común que los bebés tengan hipo al comer, ya que le puede entrar aire al succionar. Si los ataques duran poco (unos 15 minutos), no te preocupes, ya que a él le molesta menos que a tí.

Pero, ¿por qué se produce el hipo?

El hipo es un espasmo involuntario del diafragma que se repite varias veces por minuto. A veces esta membrana se irrita y cuando sucede, sube de manera brusca y hace que la respiración sea diferente de lo normal. Cuando esta respiración irregular llega a la laringe, se produce el hipo. El repentino flujo de aire dentro de los pulmones causa que la epiglotis se cierre, creando el “hic” típico que acompaña a los hipidos.

Algunas de las cosas que estimulan el diafragma son comer demasiado o muy rápido, una irritación en el estómago o la garganta, o sentirse nervioso o excitado.

Casi todos los casos de hipo duran sólo unos minutos, aunque a veces pueden durar días o semanas.

En los bebés, lo más normal es que se produzca hipo por reflujo o por el uso de chupete con un tamaño inadecuado. Ocurre también cuando el niño no agarra bien el pezón y además de la leche, traga aire que afloja el estómago.

Es muy frecuente en los bebés, tanto que incluso dentro del útero tienen hipo. Aproximadamente desde los 7 meses de gestación, es posible notar a veces movimientos repetitivos en el feto durante unos cuantos minutos, provocados por un ataque de hipo.

¿Debo tratar su hipo?

En general, el hipo desaparece al poco tiempo, por lo que no necesita ningún tratamiento. Molesta más a los padres que al niño. Conforme el bebé crece, es menos frecuente, sobre todo una vez que deja la lactancia materna y los chupetes.

Si el hipo dura más de 24 horas es necesario acudir al médico, ya que podría ser una señal de meningitis, otitis media, un cuerpo extraño en el oído, bronquitis o asma infantil.

Remedios caseros

Ningún remedio casero tiene comprobación médica, más bien parece que funcionan porque así lo cree nuestra mente, o simplemente porque si dejas de pensar en él, se acaba.

Antes de intentar dar un susto a tu hijo y provocarle el llanto, con lo que probablemente no consigas acabar con su hipo, piensa en hacer algunos cambios en su rutina para evitar que le dé hipo con frecuencia.

Lo primero, revisa su técnica de alimentación. Si le estás dando el pecho, comprueba que el pezón esté completamente dentro de la boca, que los labios se vean sobre el pezón y que el pecho del bebé esté contra el tuyo, para que no entre aire al succionar.

Suena con frecuencia al niño para evitar que se taponen las vías respiratorias. De esta manera se evita que el niño tome aire frío y sin filtrar.

Si le das el biberón, asegúrate de que el tamaño de la tetina es el correcto para su boca, ni muy grande ni muy pequeño.

Temas: Bebés, Lactancia materna, Salud del bebé

Comentarios 1 comentario
  1. si me da miedo cuando le da hipo….. pero he notado k le da.. cuando rie mucho claro despues de comer….. mi nena tiene 4 meses…..y bueno es muy maja….. no llora mucho.. claro si esta solita… si lo hace…. sabes en k mes le salen los dientes y k sintomas tienen? coo puedo hacer k se duerma mas rapido? xk aveces duerme cortado.. y en la madrugada me tiene despierta .. gracias

    carla — 8 de febrero de 2009 @ 12:57 pm
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.