Maternidad un antes y un después

25 de febrero de 2010 por

La maternidad influye en la forma de ver la vida. Tener un bebé afecta a los padres en muchos aspectos de la vida diaria: los horarios ya no son los mismos y las actividades de su tiempo libre tampoco, las prioridades cambian radicalmente, los valores, las relaciones personales y familiares también se ven afectadas con la llegada de un nuevo bebé.

Cuando llega un niño una de las primeras cosas que cambian son los horarios que hay que adaptarlos a sus horas de comer, de dormir, ya que un niño requiere mucho tiempo y atención, se despiertan por la noche para pedir sus tomas lo que ya cambia el horario de sueño, por supuesto el ocio queda en un segundo plano, según el estudio realizado por Chicco un 77% de las madres se dedican al bebé prácticamente en exclusiva y un 65% afirman que su dedicación e interés por el trabajo había dejado de ser un tema prioritario.

Las madres cambian sus valores, tienen una mayor capacidad de sacrificio, no les importa cambiar algunos aspectos de su vida por el bien de su bebé, la responsabilidad aumenta con la maternidad por lo que son más sensibles ante la injusticia ya que no quieren que sus hijos la padezcan en un futuro, muestran mayor preocupación ante las enfermedades y la muerte ya que ahora son responsables de una nueva vida a la que protegen por encima de todo.

La relación de pareja también se ve modificada cuando llega un hijo. Mientras para el 70% de las madres la calidad global mejora tras el nacimiento del bebé, para un 25% la sexualidad y el tiempo que dedican a su pareja se resienten con la maternidad, puesto que el bebé les absorbe prácticamente todo el tiempo y al final del día están agotadas. Aunque en general un bebé afecta positivamente a la relación con los padres y por supuesto los abuelos son un apoyo hoy en día para cuidar al niño gracias a su experiencia y al tiempo que dedican al bebé.

Como hemos mencionado el tiempo libre se reduce drásticamente con la maternidad por lo que los padres renuncian a salir por las noches a bailar o a cenar, asistir a espectáculos es algo que también se suspende por lo menos hasta que el niño tiene una edad para acompañarles al cine, practicar sus aficiones favoritas e incluso salir con las amigas o viajar son cosas que se hacen con menos asiduidad e incluso la lectura se resiente aunque en menor medida ya que al poder hacerse en casa pueden servir como un momento de relax. Mientras que las actividades más caseras aumentan por lo que ver la televisión en familia se convierte en un hábito.

Foto| madnzany

Temas: Maternidad

Comentarios 2 comentarios
  1. me gustaria ser parte de este sitio

    carolina — 10 de marzo de 2010 @ 19:31 pm
  2. Me gustaría saber que ustedes piensan sobre una situación que tome luego de mi parto.Bueno luego de mi parto decidi esterilizarme porque ya habia logrado tener los 2 hijos que deseaba,pero ahora que mi hija tiene 2 años y medio y mi hijo 9 meses,me siento arrepentida de haberlo hecho hací.Ahora despues de 9 meses siento el deseo de volver a tener otro hijo;por lo menos cuando mi hijo tenga al menos 5 años.Espero me comprendan y me puedan ayudar,entenderme y brindarme un consejo GRACIAS…

    Wilmarie — 22 de mayo de 2010 @ 15:59 pm
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.