Los chupetes, una protección frente al síndrome de la muerte súbita del lactante

5 de agosto de 2010 por

El síndrome de muerte súbita del lactante

El síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL), o muerte repentina e inesperada del bebé menor de 1 año generalmente mientras duerme, es todavía en nuestros días un fenómeno del que no se conocen exactamente las causas, pero sí muchos de los factores de riesgo que favorecen que ocurra.

En países desarrollados este síndrome es la primera causa de muerte en el primer año de vida del bebé (especialmente entre los 2 y 3 meses de edad), suponiendo un 40-50% de dicha mortalidad. En nuestro país, se calcula que 2 de cada 1.000 bebés mueren por SMSL.
Medidas preventivas

Dada la gravedad del SMSL, son muchos los esfuerzos que se han realizado en todo el mundo para identificar los factores de riesgo, lo que es fundamental para poder prevenirlo. Parece ser que la postura “decúbito prono” (boca abajo), el calor ambiental y el excesivo arropamiento, el hábito tabáquico de la madre antes y después de parto son factores que favorecen el SMSL.

También parece influir el que el niño comparta cama con sus padres, el uso de colchones blandos y la ausencia de lactancia materna. El cambio de postura al dormir a “decúbito supino” (boca arriba) y evitar estos factores de riesgo han contribuido en gran medida al descenso de la mortalidad por esta causa. Las campañas de prevención realizadas en todo el mundo en los últimos años –en nuestro país la célebre “Ponle a dormir boca arriba”-, han ayudado enormemente a difundir estos consejos.

El chupete como protector frente al SMSL

El avance en la investigación sobre la prevención del SMSL ha permitido identificar otras medidas con un claro efecto protector frente al riesgo de SMSL. Una de las más recientes es la del uso del chupete.

El papel protector del chupete frente al SMSL está avalado por diversos estudios científicos realizados desde 1993. En estos estudios se ha visto que, siendo el resto de medidas preventivas iguales, el uso del chupete puede reducir hasta la mitad el riesgo de morir por SMSL

Una revisión de los estudios realizados entre 1993 y 2003 ha vuelto a evidenciar la fuerte relación entre el uso del chupete y la reducción del riesgo de muerte por SMSL. En esta revisión, además, se ha visto que el chupete protege cuando se usa para dormir (y más por la noche que durante la siesta), y no porque se usa habitualmente. También se ha visto que el efecto protector del chupete parece ser directo, es decir, cuando el bebé lo tiene en la boca, y no a través de hábitos adquiridos por su uso.

No se conocen los mecanismos mediante los cuáles el chupete ejerce su efecto protector, pero se cree que puede ser debido a que contribuye a mantener las vías respiratorias abiertas y a que evita que el bebé se ponga boca abajo, entre otras.

Recomendaciones de expertos

El uso del chupete cuando el niño va a dormir es hoy en día una medida oficialmente aceptada por diversas sociedades científicas. La American Academic of Pediatrics (AAP) fue la primera en recomendarlo en lactantes menores de 1 año a la hora de dormir. La Sociedad Española de Pediatría lo incluye entre sus recomendaciones para prevenir el SMSL.

Elegir bien el chupete es muy importante; si además se usa correctamente y durante un periodo de tiempo determinado (hasta 3 años), el uso del chupete no ha de tener efectos sobre el desarrollo del bebé.
El chupete sólo debe darse cuando la lactancia materna está bien establecida y sólo cuando el bebé lo necesita. Se puede dar el chupete siempre cuando el bebé duerme sea de noche o de día durante el primer año. Una medida tan sencilla como ésta puede ser de gran ayuda en la prevención del SMSL.
MAM, empresa especializada en artículos de bebé y líder de mercado en el sector de chupetes en los EE.UU. y en muchos países europeos, contribuye desde hace más de 20 años a la sensibilización y educación sobre el SMSL y su prevención en todo el mundo.

Cada niño es único, y es por eso que los chupetes MAM son suaves y seadaptan a la boca del bebé, incluida la forma de su mandíbula y a sus dientes, incluso durante su crecimiento.

Fuente: MAM

Temas: Bebés, Desarrollo del bebé, Salud del bebé

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.