Las primeras palabras del bebé

25 de noviembre de 2008 por

Pediatras y otros especialistas coinciden en afirmar que la rapidez con la que habla un bebé depende fundamentalmente de la estimulación que reciba por parte de sus padres y del contexto en el que crece.

La estimulación lingüística de los bebés comienza desde la etapa de gestación. Durante el embarazo, alrededor se la sexta semana, la madre puede empezar a utilizar técnicas auditivas para favorecer el rápido desarrollo de los sentidos del pequeño una vez haya nacido. Hablar con el bebé suave y claro, cantarle, ponerle música o leerle cuentos son algunos de los métodos utilizados en la estimulación prenatal.

Después del nacimiento el bebé atraviesa un proceso lingüístico en el que la madre cumple un rol esencial para el aprendizaje del habla debido a que instintivamente utiliza frases cortas y sencillas acompañadas con gestos o expresiones faciales que refuerzan la comprensión.

Aproximadamente a los ocho meses los bebés comienzan a pronunciar sus primeras palabras, diciendo sílabas dobles: papá, mamá, tete… aunque de los cinco a los seis meses ya han dicho sus primeras consonantes, vocales y sílabas como m, b, n, ma, gu, etc.

Sin embargo, antes de que el bebé comience a hablar, ya comprende, por eso es necesario hablarle claro, explicándole todo cuanto ocurre a su alrededor, en especial durante los momentos más significativos para él: cuando se alimenta, cuando se cambia o al bañarse.

Para ayudarlo a aprender es vital un ambiente emocionalmente estable, si el pequeño percibe un ambiente tenso probablemente se reprima y no exprese sus necesidades. Además, hay que estimular su entorno con actividades que le estimulen el habla, si le sienta en frente de un televisor todo el día es posible que el niño no hable.

Los niños aprenden a hablar si se les habla, por tanto siempre hay que dirigirse hacia ellos utilizando un lenguaje sencillo, nunca deben usarse las palabras en forma incorrecta ni frases incompletas, sólo frases cortas y con sentido.

Es recomendable no forzar al pequeño, si amanece sin ganas de hablar no hay que obligarlo, poco a poco las necesidades y el entorno lo motivaran a pronunciar sus primeras palabras. Es importante que los padres sean conscientes de que cada niño es diferente y que su desarrollo depende de varios factores, por eso no hay que comparar, algunos bebés son más precoces y hablan a edad temprana, otros no.

Si el pequeño pronuncia mal una palabra lo indicado es repetírsela en forma correcta pero sin corregirlo permanentemente, él entendera y con el tiempo modificará su pronunciación.

Es responsabilidad de los padres estar pendientes de la evolución del bebé y de asegurarse de que sus sentidos están en perfecto estado, que no tiene ninguna limitación auditiva, visual o neurológica que retrasen o impidan su desarrollo.

Temas: Bebés, Desarrollo del bebé, Desarrollo infantil, Maternidad, Niños, Paternidad, Ser padres

Comentarios 1 comentario
  1. hola, soy mónica, mi hijo hizo 5 meses el pasado 27 de julio y anoche dijo papa, me parece algo tan increíble,escucharlo decir sus primeras palabras “aunque no fuera mamá
    ” . lo grabé con la camara porque no daba crédito, es maravilloso, tan pequeñito

    monicacs — 3 de agosto de 2009 @ 17:35 pm
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.