Las nuevas vacunas del siglo XXI

13 de junio de 2008 por

BebeUno de los logros que merece ser destacado es el de una prevención eficaz, esto es, evitar contraer alguna enfermedad. Aún así, muchas medidas preventivas deben ser adoptadas a nivel personal y aquí la labor de divulgación del sector es fundamental, sobre todo desde lque son bebés.

Vacuna frente a Rotavirus

La gastroenteritis aguda es la enfermedad intestinal más frecuente en la infancia. De hecho, a los 5 años, todos los niños han padecido al menos una infección de este tipo. Se manifiesta con fiebre, vómitos y diarrea, pudiendo presentar hasta 10-15 deposiciones al día que puede complicarse con la deshidratación del pequeño.

El doctor Francisco Sánchez Prados, pediatra del Centro de Salud Virgen del Mar, en Almería, explica que la prevención es aún más importante en los bebes prematuros, “en los que es especialmente importante conseguir una adecuada protección contra este virus, puesto que, al no contar con mecanismos defensivos maduros, tienen más riesgo de contraer la infección y la enfermedad, así como de que ésta sea grave”. Cada año, se calcula que se producen 3,6 millones de episodios de gastroenteritis por rotavirus (GERV) entre los 23,6 millones de niños menores de 5 años que viven en la UE.

El rotavirus afecta a casi todos los niños pequeños y obliga a la hospitalización en los casos más graves. Esto a su vez, supone una importante carga asistencial para los hospitales, donde puede propagarse rápidamente en las plantas de pediatría. Los expertos recomiendan la vacunación contra el rotavirus de todos los niños sanos en edad preescolar de Europa. Las dos vacunas bajo licencia son altamente eficaces, seguras y bien toleradas, y pueden emplearse para controlar y prevenir GERV, GERV grave y la hospitalización por GERV grave.

Vacuna contra el VPH

El Virus del Papiloma Humano (VPH) representa una de las infecciones de transmisión sexualmás común, y está en el origen del 70% de los casos de cáncer de cuello de útero en el mundo. El cáncer de cervix es el segundo cáncer más frecuente entre las mujeres menores de 45 años. De ahí la importancia que entraña la llegada de la vacuna: el Ministerio de Sanidad y Consumo autorizaba, hace casi un año, su comercialización en España.

La vacunación, sin embargo, no debe limitar la práctica de otras medidas preventivas, ya que el cáncer puede estar producido por otros tipos de VPH no incluídos en la vacuna.

Se conocen más de 100 tipos de papilomavirus; la IARC (Agencia Internacional de Investigación de Cáncer) considera que, al menos, 13 de estos tipos son cancerígenos para los humanos y otros dos genotipos de bajo riesgo, producen un elevado porcentaje de displasias cervicales leves y más del 90% de las verrugas genitales o condilomas.

La vacuna (cualquiera de las dos vacunas existentes aprobadas) ha demostrado una eficacia cercana al 100% en los tipos que causan el 70% de los casos de cáncer de cérvix, el 16 y el 18. La protección óptima ante la infección por VPH es la combinación de la vacunación con la realización periódica de citologías vaginales. Diversos estudios demuestran que la vacunación junto a las citologías regulares podrían reducir la posibilidad de desarrollar este cáncer en un 94% en comparación con la no intervención.

Temas: Salud del bebé

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.