La piel de la mujer durante la gestación

3 de febrero de 2008 por

EmbarazoEn muchas ocasiones se ha hablado de los cambios hormonales, físicos y fisiológicos que se producen en el organismo de la mujer debido al embarazo. En este sentido no podemos obviar las modificaciones que también se producen en la piel, su morfología y aspecto físico se verán alterados.

Aunque no son frecuentes, algunos cambios pueden llegar a ser patológicos; en otros casos, pueden reactivar una enfermedad previa que estaba en desarrollo, con el agravante de que precisamente por el estado en que se encuentra la mujer, no puede recibir el tratamiento específico.

Por estas y otras razones, los dermatólogos se han propuesto el estudio exhaustivo de la piel en estas circunstancias. Este hecho ha tenido lugar en su Congreso Nacional, en un simposio.

Según la Dra. Aurora Guerra, profesora titular de Dermatología de la Universidad Complutense y secretaria general de la Real Academia Española de Dermatología, los cambios que se producen en el embarazo se extienden a los anexos de la piel, como son el pelo y las uñas.

En un primer momento, la piel acumula más agua, lo que provoca una aparente turgencia e hinchazón, sin llegar al edema. Hay también una mayor concentración acuosa, lo que se manifiesta en todo el organismo y, especialmente, en las mucosas.

Pigmentación

La pigmentación se ve estimulada por todo el proceso hormonal, especialmente en algunas zonas específicas: resulta bastante curiosa la aparición en el abdomen de la llamada “línea alba” (oscura) y el clásico “paño” (o cloasma). También es frecuente la aparición de lunares. En general, la piel posee una mayor vascularización superficial, por este motivo habitualmente las manos presentan un color enrojecido.

El pelo

El pelo también se ve afectado por esta nueva etapa de manera que, las etapas de crecimiento de cabello se alargan. Por tanto, la caída de cabello se retrasa. En general, el pelo se hace más fuerte, aunque es sólo una situación pasajera.

Por este motivo muchas mujeres pierden gran cantidad de cabello tras el parto. Este es un hecho puntual y, al poco tiempo, el pelo volverá a crecer de la forma habitual. Incluso, algunas mujeres sufren un ligero aumento de vello corporal.

Las uñas

Las uñas se vuelven más quebradizas. Sin embargo y en contraposición, como hay un aumento de la actividad de la glándula tiroidea, crecen más deprisa.

El sudor

El sudor no se ve alterado de manera significativa aunque persista la idea subjetiva de que la sensación corporal de calor aumenta.

Lo único que se ha podido demostrar al respecto es que las glándulas apocrinas (productoras de un tipo de sudor, frente a las ecrinas, que son las productoras del otro) disminuyen su actividad. En este sentido, este hecho es de gran transcendencia pues, permite detectar alguna enfermedad genética que se manifiesta precisamente por la actividad de estas glándulas.

En ocasiones la gestante presenta un aspecto sudoroso en su cara, esto es porque la grasa de la piel sí aumenta en esta zona.

Las estrías

En contra de la creencia popular, las estrías no se producen solamente por la distensión abdominal, sino más bien por efecto de la situación hormonal y por una predisposición genética. Tanto es así que se ven estrías en mujeres que apenas han engordado demasiado.

Temas: Embarazo, Salud durante el embarazo

Comentarios 1 comentario
  1. yo tengo 7 meesde embarazo y me salieron pocas estrias en el abdomen,pero me molesta mucho verla hay algo que me pueda aplicar para borrarlas gracias

    tamileth — 28 de julio de 2008 @ 3:13 am
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.