La listeriosis durante el embarazo

23 de junio de 2008 por

embarazoLa listeriosis es un enfermedad infecciosa provocada por una bacteria llamada listeria monocytose. Es una afección de los animales transmitida al hombre que perjudica generalmente a las mujeres embarazadas, más propicias a desarrollarla, especialmente en el séptimo mes de embarazo.

Contagio

La listeria se encuentra en el tracto gastrointestinal de ganado vacuno, pollos, cerdos, patos, etc. La forma de contagio más frecuente es vía digestiva, esto es, mediante el consumo de productos contaminados derivados de estos animales (normalmente carne poco cocinada, alimentos lácteos sin pasteurizar o frutas y verduras en contacto con las heces de animales). La bacteria puede traspasar la placenta e infectar al bebé, pudiendo provocar en el peor de los casos un aborto.

Riesgos

A pesar de tratarse de una patología que afecta a un porcentaje muy reducido de mujeres (1 de cada 200) y no presentar riesgos graves, sí supone, por el contrario, un peligro bastante elevado para el bebé. En un tercio de las ocasiones causa la muerte intrauterina, en otra proporción semejante, hipotrofia y, en todos los casos, parto prematuro. Sin embargo, los efectos de esta bacteria dependen de la rapidez con la que se ataje el problema, ya que con un tratamiento adecuado en el momento indicado, el bebé tiene todas las posibilidades de permanecer sano.

Síntomas

La listeriosis puede presentarse con síntomas parecidos a los de la gripe: una fiebre alta, congestión, dolor de cabeza, agujetas, dolor de garganta y malestar general, así como desencadenamiento del trabajo de parto. Estar alerta es fundamental porque cuanto antes sobreviene la infección, mayor será la probabilidad de muerte fetal.

Tratamiento

Si se sospecha que se padece listeriosis y es detectada a tiempo, puede curarse con antibióticos.

Prevención

Aunque se trate de una afección benigna para la madre, el riesgo que corre el bebé es suficientemente alto como para extremar las precauciones a la hora de ingerir alimentos.

Evita consumir leches y productos sin pasteurizar derivados de ésta, como los quesos blandos (camembert, brie, quesos azules,…). Ingiere sólo aquellos que hayan sido elaborados con leche pasteurizada. Elude la carne cruda o poco cocinada, lo que incluye la charcutería y el jamón curado. Lava escrupulosamente las frutas y verduras, así como tus manos antes de cocinar o empezar a comer.

Temas: Embarazo, Salud durante el embarazo

Comentarios 1 comentario
  1. gracias por la informacion que nos brindana las mujeres es muy buena.

    nallely — 11 de julio de 2009 @ 23:45 pm
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.