La comunicación en la familia

22 de agosto de 2008 por

En muchas ocasiones nos quejamos de que las familias no se hablan, que la comunicación entre padres e hijos no es posible en la actualidad, y buscamos cientos de excusas. Pero la realidad es que cada vez dedicamos menos tiempo para sentarnos juntos y discutir acerca de aquello que nos rodea pero, sobre todo, de aquellos temas que preocupan a cada uno de los miembros de la familia. Y es que la comunicación, el diálogo, no es sencillamente sentarnos los unos con los otros y hablar, sino asumir la actitud de escuchar y tener la predisposición de entender.

Es importante tener en cuenta que para el correcto desarrollo personal de nuestros hijos es necesario que vivan, desde la primera infancia, una buena comunicación con sus padres. Si eso se consigue, la relación de confianza mutua será mucho más satisfactoria tanto para los padres como para los niños. Permitirá conocer mejor las necesidades de los hijos y compartir sus inquietudes, problemas, dudas e intereses, ayudándoles a desarrollar habilidades para expresarse, la capacidad de resolverlos y, en consecuencia, una mayor confianza en ellos mismos.

La comunicación es una relación de intercambio de información, valores, afectos, demandas, exigencias, necesidades, dudas… y normalmente cuando pensamos en ella nos hacemos con la idea del diálogo hablado, a través de la palabra. Pero comunicar es mucho más que hablar, y existen diversos modos de comunicación que, en ocasiones, acaban siendo más efectivos que la misma conversación. Se trata de nuestros gestos, silencios, movimientos, posturas, tonos de voz, etc. Cada uno de estos elementos influye en la comunicación entre padres e hijos y hacen que ésta sea exitosa o que carezca de sentido.

Una de las prácticas más eficaces para la comunicación es la de ocupar el tiempo libre en familia, realizando actividades motivadoras que permitan a todos participar y establecer una relación más cercana. Además, estas actividades ayudarán a transmitir valores y pautas de conducta a los hijos a la vez que aprenden practicando.

Pero establecer una buena comunicación entre padres e hijos no siempre es fácil, por eso aquí os pasamos algunos consejos por los cuales empezar:

-Invertid tiempo a estar juntos, haciendo actividades tanto fuera como dentro de casa.

-Buscad algún momento del día o de la semana para conversar de aquellos temas que interesan y preocupan a vuestros hijos. Es importante que tengáis en cuenta que los niños no siempre buscan un consejo o recomendación, poneos en su lugar, dejadles hablar y escuchadles demostrando que entendéis lo que os dicen.

-Expresad vuestros sentimientos, dudas, temores, opiniones y dejadles que compartan los suyos con vosotros.

-Dejadles que aporten ideas y que propongan actividades para después, entre todos, escoger la que más os guste.

-Seguid la regla de “lo que se dice, se cumple”. No permitáis que se cree la sensación de que se proponen actividades pero nunca se acaba haciendo nada.

-Sed claros con ellos, no deis pie a confusiones o equivocaciones.

Temas: Educación de los niños, Familia, Ser padres

Comentarios 2 comentarios
  1. [...] niños aprenden por imitación, y para uno de 4 años, sus padres son héroes. Por lo tanto, procura no [...]

    Pingback Mi hijo dice palabrotas | Blog de paraBebes.com — 12 de septiembre de 2008 @ 11:54 am
  2. [...] cariño que trasmiten se convierten en verdaderos animales de compañía y en un miembro más de la familia. Sin embargo, debe tenerse en cuenta el tamaño que llegará a alcanzar el animal en su edad [...]

    Pingback Escoge la mascota indicada para tu hijo | Blog de paraBebes.com — 18 de septiembre de 2008 @ 14:36 pm
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.