Incontinencia Urinaria en el Embarazo

14 de junio de 2011 por

Es sabido que la condición de embarazo y el posterior período postparto suelen acompañarse de ciertas alteraciones, principalmente musculoesuqeléticas, las cuales alteran la calidad de vida de la mujer. Sin embargo, aunque esto sea común, no debemos tomarlo como normal, puesto que hay formas de prevenir y también tratar estas alteraciones. Una de estas maneras es a través de un programa regular de ejercicios específicamente diseñado con este objetivo.

La Incontinencia Urinaria de Esfuerzo forma parte de este grupo de afecciones asociadas al embarazo. Se define como la pérdida de orina a través de la uretra, ante pequeños esfuerzos, como puede ser la tos, el estornudo, la risa o incluso el simple hecho de pararse de una silla o caminar. La incontinencia se presenta principalmente en el tercer trimestre del embarazo y puede prolongarse hasta el período postparto. Según estudios científicos, se ha visto que ésta suele remitir espontáneamente a los 12 meses. Sin embargo, con ejercicios este período puede reducirse a 6 meses y a la vez se previene la incontinencia y otras disfunciones del piso pélvico a futuro. Al mismo tiempo, como método preventivo, el entrenamiento de la musculatura del piso pélvico es sumamente eficaz, pudiendo evitar su aparición.

Es fundamental comprender que el embarazo en sí mismo, junto con el parto, son importantes factores de riesgo para la generación de incontinencia urinaria de esfuerzo. Al pasar los meses de gestación, los músculos del piso pélvico deben ir sosteniendo cada vez más peso. Luego, con el parto, estos mismos músculos se distienden excesivamente y muchas veces pueden incluso desgarrarse. Por lo tanto, es de vital importancia realizar un entrenamiento muscular previo, que permita que la mujer tome conciencia de esta musculatura y la fortalezca, para poder soportar las nuevas exigencias del embarazo, parto y postparto.

Luego de dar a luz, la madre puede comenzar a realizar suaves contracciones del piso pélvico desde el primer día, para volver a tomar conciencia de esta zona. Ya en la sexta semana se puede retomar el ejercicio más intenso, de manera progresiva e idealmente siempre guiada por un profesional de la salud experto en el área.

Constanza Millán, Kinesióloga GestaVida, www.gestavida.cl

Temas: Salud durante el embarazo

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.