¿Guardería o cuidadora en casa?

16 de abril de 2007 por

¿Guardería o cuidadora en casa?El tipo de atención que se les ofrezca a los niños durante sus primeros años es fundamental para su desarrollo, pero no siempre resulta fácil decidir cuáles son los cuidados que más se adaptan a sus necesidades, ya que la elección viene determinada tanto por factores económicos como familiares.

Mientras algunos especialistas creen que no es positivo que los niños acudan a las guarderías o a las escuelas infantiles antes de los tres años, otros piensan que los programas de estimulación y el contacto con otros niños son la forma más adecuada de iniciar el aprendizaje. No obstante, en ocasiones la decisión de dejar al niño en casa o en la guardería no depende tanto de factores educativos sino económicos y familiares.

Los modelos básicos de atención son los proporcionados por una cuidadora en casa, un familiar o una guardería. Cada tipo cuenta con ventajas y desventajas, aunque en todo caso la persona a cargo del niño debe estar capacitada, compartir la filosofía de los padres y respetar el tipo de educación que estos quieren darle.

La cuidadora en casa

Es la opción más adoptada en los casos en los que tanto el padre como la madre pasan muchas horas fuera de casa, ya que se adapta perfectamente al ritmo familiar. Las ventajas de tener a una cuidadora en casa son que el niño permanece en un ambiente familiar y, al tener una sola cuidadora, no se ve obligado a adaptarse a varias personas. Asimismo, al reducir el contacto con otros niños disminuye el riesgo de contraer enfermedades infecciosas.

Entre las desventajas se encuentran la falta de motivación del niño al no tener más compañeros de juegos y la dificultad para valorar la calidad del trato ofrecido por la cuidadora. Esta debe ser una persona de total confianza con experiencia demostrada. A todo esto se le debe sumar el alto coste del servicio.

Cuidado familiar

Al menos el 40 por ciento de los hijos de padres trabajadores reciben cuidados en casa de algún familiar, generalmente los abuelos o los tíos. La principal ventaja de este sistema es que el niño permanece en un ambiente muy parecido al de su propio hogar. Además, el pequeño aprende a relacionarse con otros adultos y puede estar en contacto con los hijos de familiares.

Los puntos negativos de esta opción radican en que al hacerse cargo de un niño los familiares se ven obligados a cambiar su estilo de vida, lo que en ocasiones les lleva a situaciones de estrés o ‘burn out’ (síndrome de estar quemado).

Guarderías

Las guarderías cuentan con un número adecuado de profesionales y personal especializado capaz de hacerse cargo de los niños y proporcionarles los cuidados necesario. Además, la guardería nunca falla, a diferencia de la cuidadora o el familiar, que siempre pueden sufrir un contratiempo o una enfermedad que les impida hacerse cargo del niño.

Normalmente estos centros cuentan con programas específicos que facilitan el desarrollo intelectual, emocional y motriz de los más pequeños, y facilitan el contacto con otros niños, lo que fortalece sus habilidades sociales. Por el contrario, los niños que acuden a guarderías deben adaptarse al cambio constante de cuidadores y no reciben cuidados individuales.

Otra desventaja es el aumento del riesgo de padecer enfermedades infecciosas, a pesar de que numerosos especialistas creen que la exposición temprana a gérmenes, bacterias y virus puede fortalecer su sistema inmune.

Algunas de las cuestiones a tener en cuenta antes de elegir una guardería son los planes de educación y actividades que organiza, si existe un pediatra o un servicio médico permanente, el número cuidadores y de niños en cada grupo y la alimentación. Esta es, con diferencia, la opción más cara.

Temas: Educación de los niños, Educación infantil, Guarderías, Ser padres

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.