Embarazo en riesgo, una infección peligrosa

25 de julio de 2008 por

La toxoplasmosis es una de las enfermedades que más consecuencias negativas le genera al bebé, en especial si la madre la adquiere al comienzo del embarazo. Por eso es necesario que cada mujer se practique los correspondientes controles médicos para eliminar cualquier sospecha de estar infectada y garantizarle al bebé un buen desarrollo.

La toxoplasmosis es ocasionada por un parásito llamado toxoplasma gondii y puede adquirirse por la ingesta de carnes mal cocidas, frutas mal lavadas o a través de alimentos que necesitan de una limpieza o cocción especial. Además de la comida, el principal trasmisor del parásito es el gato, por lo que se aconseja que durante el embarazo, la madre evite el contacto con este animal.

Son muy pocas las mujeres inmunes a esta infección, por eso se aconseja confirmar que no se tiene esta enfermedad antes de planear un embarazo. Si una mujer adquirió el parásito seis meses antes de quedar embarazada, no hay ningún riesgo para salud del bebé pues su cuerpo ya ha desarrollado los anticuerpos necesarios para controlar la enfermedad.

Sin embargo, infectarse durante el embarazo significa una gran amenaza para la salud del feto. El riesgo y la gravedad de la enfermedad dependen del momento en que se adquiera el parásito. Según los estudios, durante el primer trimestre de gestación, aproximadamente el 15% de los fetos resultan infectados, mientras que el riesgo aumenta en el segundo trimestre con el 30% y con un 60% durante el tercero.

Puede que al nacer no se haga evidente la enfermedad y se detecte con el pasar del tiempo, meses o años después del nacimiento, cuando el bebé desarrolle una infección ocular o presente otras complicaciones. En caso de que un bebé de positivo en los análisis, el médico lo tratará con antibióticos durante un largo periodo de tiempo, presente o no lo síntomas.

La toxoplasmosis congénita (cuando la madre infecta al hijo) puede causar daño a los ojos, los oídos y a la piel del bebé. También puede causar daños en el hígado, el sistema pulmonar y cardiaco además de perjuicios estructurales a nivel cerebral, causando daños motrices, parálisis cerebral y epilepsia.

Dentro de los síntomas que puede presentar el bebé se podemos considerar la anemia, daño a los ojos con inflamación en la retina, ictericia, bajo de peso al nacer, erupción cutánea o que sea prematuro.

La madre debe cuidarse y evitar situaciones de riesgo de infección. Antes del embarazo debe consultar al médico para descartar la presencia del parásito y durante el embarazo, debe cocinar muy bien los alimentos, en especial las carnes.

Hay que lavar bien las frutas y los vegetales que se vayan a ingerir y mantener una salud e higiene alto, en especial en la cocina. Mantener las manos limpias y evitar, casi totalmente, el contacto con los gatos.

Temas: Embarazo, Salud del bebé, Salud durante el embarazo

Comentarios 2 comentarios
  1. La toxoplasmosis en el embarazo…

    La toxoplasmosis es una de las enfermedades que más consecuencias negativas le genera al bebé, en especial si la madre la adquiere al comienzo del embarazo….

    Trackback bebeame.net — 25 de julio de 2008 @ 12:50 pm
  2. Es muy interesantex hay cosas qe 1 no sabe

    Sra mendoza — 29 de julio de 2008 @ 6:21 am
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.