El Ministerio de Sanidad y Consumo se comprometen con la maternidad

24 de octubre de 2007 por

Bebé - recién nacidoAlgunos de los objetivos propuestos por el Ministerio de Sanidad y Consumo son hacer a las premamás sean protagonistas de su propio parto, eliminar una cantidad de prácticas innecesarias, incrementar la calidad en la asistencia al parto y disminuir el número de cesáreas. Estas premisas están recogidas en lo que han llamado “Estrategia de Atención al Parto Normal” y el proyecto se pondrá en marcha gracias a la colaboración de sociedades científicas y asociaciones de matronas y de mujeres. No obstante, se tienen que consensuar los contenidos a tratar y la metodología a seguir, con las distintas administraciones autonómicas.

Y es que, según apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS), se superan con creces los límites establecidos para la práctica de cesáreas, situadas entre un 10 y un 15%. Por tanto, esta iniciativa supone una apuesta rotunda por el parto natural.

Si analizamos la forma de alumbramiento en nuestro país, las cifras son de escándalo: de los 400.000 partos estimados cada año, el 73% son normales, el 20% por cesárea y, afortunadamente, sólo en un 7% es preciso recurrir a los forceps. Pero, la situación es mucho más alarmante en las clínicas privadas, donde el porcentaje de cesáreas que se realizan alcanza el 40%.

Hoy en día, no está muy claro el porqué los médicos se decantan por la cesárea. En algunas ocasiones, se intenta evitar una de las tantas demandas judiciales interpuestas tras producirse complicaciones durante el parto. En otras, la cesárea programada permite que los médicos-tocólogos, las matronas, anestesistas y demás equipo que van a realizar la cesárea, estén perfectamente preparados a la hora indicada. Por otro lado, las técnicas de reproducción asistida (imperantes en la sociedad actual) están dando lugar a gestaciones múltiples en las que se requiere una cesárea.

Aunque cueste creerlo, algunas premamás son partidarias de la práctica (para ellas desconocida) de esta intervención quirúrgica ya que, bien por miedo a padecer dolor durante el período de dilatación y de parto, temor a que el niño sufra daños irreparables o se produzcan los temidos problemas de incontinencia, presiona al médico para que termine todo el proceso de embarazo con una cesárea. Si bien, lo único que debería de conducir a tomar esta decisión es que la madre o el bebé sufra algún peligro o daño irreparable en el tiempo.

Por todo lo expuesto anteriormente, muchos tocólogos consideran que gran parte de los alumbramientos por cesárea que se realizan, carecen de razones médicas y que para optar por este tipo de cirugía hay que estar seguros de que los riesgos para la futura mamá y para el recién nacido son mayores que los beneficios.

Temas: Ayudas económicas, Salud durante el embarazo, Ser padres

Comentarios 1 comentario
  1. Hola. Yo rompí aguas a las 12 de la noche y estuve toda la noche dilatando, a las 12 de la mañana del dia siguiente me pusieron la epidural despues de pasar muchos dolores pero solo llevaba dilatada 3cm, me aceleraron la dilatacion con oxitocina pero yo seguia sin dilatar, a las 6 de la tarde mi matrona decidió que el niño no podia estar mas tiempo dentro y me practicaron una césarea. En mi caso lo ví correcto puesto que yo no dilataba mas y el niño empezaba a sufrir, pero lo que siempre me he preguntado es el porque esperaron tanto para hacermela. Un saludo

    Vane — 24 de octubre de 2007 @ 15:02 pm
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.