El ejercicio en el embarazo

24 de mayo de 2011 por

Una de las etapas que definitivamente marcan un hito dentro de la vida de la mujer es el embarazo. Sin dejar de lado lo hermoso que es este proceso, no debemos olvidar que éste conlleva una serie de cambios físicos, fisiológicos y emocionales, los cuales pueden predisponer el organismo femenino a diversas afecciones musculoesqueléticas que alteran la calidad de vida de la mujer.

Nos referimos al dolor lumbar, la incontinencia urinaria de esfuerzo, el aumento excesivo de peso, várices, calambres, edema, diabetes gestacional, entre otras. Aunque éstas sean más bien comunes en la etapa gestacional, puesto que muchas mujeres las padecen, no es normal que estén presentes, existiendo formas de prevenir estas alteraciones. Una de éstas es a través de un programa regular de ejercicio de moderada intensidad, asociado a una alimentación adecuada.

De esta manera, además de prevenir dolores y disfunciones, permitimos que la mujer lleve a cabo un embarazo activo, instaurando hábitos de vida saludable, los cuales probablemente serán transmitidos también a sus hijos. Es fundamental comprender, que el embarazo tiene exigencias fisiológicas distintas al resto de la vida, por lo que se aconseja que esta rutina de ejercicios y la dieta sean guiadas por profesionales de la salud expertos en el área, como pueden ser kinesiólogo (fisioterapeuta) y nutricionista respectivamente.

Las cifras asociadas a las alteraciones mencionadas son muy altas. Las más destacadas son el dolor lumbar y la incontinencia urinaria de esfuerzo, por su alta prevalencia y su nocivo impacto en la calidad de vida de la mujer. Alrededor de un 50% de las embarazadas sufre de dolor lumbar, de las cuales hasta un 40% permanece afectada a los 6 meses postparto. Por otra parte, entre un 28 – 40,7% de las mujeres embarazadas desarrolla incontinencia urinaria de esfuerzo, ésta no sólo trae importantes repercusiones en el aspecto físico, sino también en los ámbitos emocional y social. La pérdida de orina ante pequeños esfuerzos (tos, risa, estornudo) suele ser escondida por la mujer, principalmente por vergüenza a enfrentarlo. La persistencia de la alteración aumenta los síntomas y vuelve más complejo y largo su tratamiento. Sin embargo, a través de ejercicios específicos, la incontinencia urinaria y el dolor lumbar pueden ser prevenidos y tratados exitosamente.

Cabe destacar que, según la evidencia científica, los hábitos adoptados en el embarazo suelen mantenerse durante el resto de la vida de la mujer, repercutiendo en su salud a corto y largo plazo. Por lo tanto, el embarazo es la etapa ideal para iniciar o mantener una rutina de ejercicios.

Te invitamos a ser una agente activa en el cuidado de tu salud y bienestar, llevando a cabo un embarazo activo y saludable. No olvides que ésta en una etapa única e irrepetible, asesórate por profesionales de la salud para obtener buenos resultados y evitar cualquier tipo de riesgo.

Constanza Millán, Kinesióloga GestaVida

www.gestavida.cl

Temas: Salud durante el embarazo

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.