El día a día de un niño diabético

28 de agosto de 2008 por

Si desde pequeño tu hijo es diabético, podrá ir acostumbrándose poco a poco a las inyecciones de insulina, a controlarse la glucemia, a llevar un control de la dieta, a no comer dulces en exceso,…

Cuando sea pequeño, puedes jugar a que sus muñecos también son diabéticos y hacer como que los pinchas, o incluso simular que te inyectas a ti mismo. Eso le dará confianza y tendrá menos miedo.

Lo más difícil será cuando ingrese a la educación primaria y sea consciente de que no es igual a los otros niños. Es decir, tener que ir a pincharse la insulina en las horas de clase le puede acarrear burlas del resto de sus compañeros.

Por eso debes hacerle entender lo importante que es para su salud y que no es un bicho raro, simplemente tiene unos límites que seguir, al igual que los miopes deben llevar gafas. Réstale dramatismo al hecho, pero sin quitarle la importancia que tiene.

Es también esencial que tu hijo vaya siempre identificado. No te olvides de ponerle una pulsera en la que ponga su condición de diabético, por si le pasa algo sin estar vosotros delante.

El niño con diabetes debe realizar las mismas actividades que el resto, incluídos viajes y excursiones, tanto si va con sus padres como si está con el colegio o con amigos. Pero deberá llevar siempre consigo: la identificación personal, azúcar y bebidas azucaradas, jeringuillas y agujas de insulina, el aparato medidor de glucosa, lancetas y tiras reactivas, plan de tratamiento completo con horarios y comida, por si acaso.

Dieta

La dieta debe ser variada y equilibrada, compuesta sobre todo de frutas y verduras. Se deben tomar 5 comidas al día. Hay que controlar el nivel de colesterol y peso (los niños obesos tendrán más problemas para controlar la diabetes).

En cuanto a los hidratos de carbono, deben restringirse los azúcares simples y los que se ingieran deben ser complejos. Se pueden emplear edulcorantes, se debe aumentar el consumo de fibra, cereales y legumbres.

A la hora de preparar la dieta de un niño diabético, hay que tener en cuenta el índice glucémico de los alimentos. Cuando tomamos cualquier alimento rico en glúcidos, los niveles de glucosa en sangre se incrementan progresivamente según se asimilan los almidones y azúcares que contienen. La velocidad a la que se digieren los diferentes alimentos depende del tipo de nutrientes que los componen, de la cantidad de fibra y de la composición del resto de alimentos presentes en el estómago e intestino durante la digestión.

Temas: Salud infantil, Ser padres

Comentarios 1 comentario
  1. El día a día de un niño diabético…

    Si desde pequeño tu hijo es diabético, podrá ir acostumbrándose poco a poco a las inyecciones de insulina, a controlarse la glucemia, a llevar un control de la dieta, a no comer dulces en exceso….

    Trackback bebeame.net — 28 de agosto de 2008 @ 11:19 am
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.