El calzado del bebé. Para que el pequeño vaya cómodo, protegido y a la última moda

22 de diciembre de 2010 por

El tipo de calzado desempeña un papel fundamental en el correcto desarrollo del pie del niño. Es importante utilizar un zapato flexible, cómodo y adecuado a cada etapa de crecimiento, para evitar alteraciones en la marcha del niño o problemas durante la vida adulta.

En Crio’s, son conscientes de la importancia que tienen los primeros pasos en el desarrollo posterior del pie. Por este motivo, dedican una especial atención al diseño de sus zapatos para bebés, aplicando las últimas tecnologías y utilizando materiales de la más alta calidad.

¿El resultado? Un calzado ligero, flexible y resistente, con diseños divertidos y actuales, que mima los delicados pies de los más pequeños.

Un zapato para cada edad

El pie del niño está en constante crecimiento y hasta los tres años pasa por tres etapas claramente diferenciadas:

  • De 0 a 9 meses: los zapatos deben ser como un guante en sus pies. Para esta etapa, Crio’s dispone de una línea de zapatos fabricados con pieles suaves y naturales, muy flexibles y sin costuras en el interior, para que el bebé se sienta cómodo.
  • De 9 a 14 meses: el pequeño ya suele gatear y empieza a dar sus primeros pasos. Para estos meses, Crio’s ha diseñado una línea de zapatos con refuerzo en la puntera con el fin de proteger sus dedos.
  • De 14 a 36 meses: el niño se mueve, salta y corre. Para esta edad, Crio’s presenta una línea de calzado ancho, bien estructurado y adaptado a la morfología del pie, que permite una mejor estabilidad y adherencia, y una amplia libertad de movimientos.

Los 10 requisitos que debe cumplir un zapato

  1. Máximo confort: Ha de ser ligero, cómodo y fácil de poner y quitar.
  2. Pieles naturales y transpirables: Debe estar fabricado con un material suave, flexible y transpirable.
  3. Refuerzos en la puntera: Tiene que estar reforzada y debe ser ancha y alta, para permitir el movimiento de los dedos
  4. Suelas flexibles: La suela ha de ser firme, elástica y permitir la flexión del pie sin deformarse.
  5. Hormas formativas: El calzado debe conducir al pie a la posición correcta para evitar malformaciones.
  6. Refuerzos en el talón: Un contrafuerte reforzado ayudará a mantener el talón en posición vertical.
  7. Suelas antideslizantes: La suela tiene que adherirse bien al terreno, para evitar que el pequeño se caiga.
  8. Tacón recto y plano: El zapato debe tener muy poco tacón, para favorecer el equilibrio, y proteger las piernas y la espalda del niño.
  9. Óptima sujeción: Hay que comprobar que el zapato queda bien sujeto al pie mediante cordones, lazos o velcro, que deben poder regularse en función de la anchura del pie y el grosor del calcetín.
  10. Tamaño adecuado: Entre el extremo del pie y el final del zapato debe haber una distancia de 1 ó 1,5 cm.

Más info: Crio’s

Temas: Bebés, Bebés: nuevas tendencias, Niños, Niños: nuevas tendencias, Nuevas tendencias, Ser padres, Tiendas infantiles - Marcas

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.