El 26% de los padres españoles nunca ha llevado a sus hijos a una revisión visual

28 de noviembre de 2008 por

Alrededor del 80% de la exposición a la radiación UV de toda la vida de una persona tiene lugar antes de los 18 años. Los padres por lo general toman precauciones para proteger del sol la piel de sus hijos, pero raras veces toman las medidas necesarias para proteger los ojos de los dañinos rayos y del deslumbramiento de los más pequeños.

Según el III Estudio sobre la Salud Visual de los Españoles, realizado por Transitions Optical en 2008, el 26% de los padres españoles nunca ha llevado a sus hijos al especialista para realizarse una revisión ocular, lo que demuestra la falta de concienciación que existe actualmente entre los progenitores sobre la necesidad de cuidar y proteger los ojos de sus hijos y prevenir futuras enfermedades oculares como la degeneración macular e incluso las cataratas.
Los niños tienen más riesgo de sufrir daños en los ojos provocados por la exposición a la radiación ultravioleta que los adultos por diversas razones, entre las que se pueden destacar que la exposición de los ojos de un niño a la radiación UV es de promedio tres veces la de un adulto, o que el cristalino de un niño de menos de 10 años permite que penetre una cantidad de radiación ultravioleta más de 6 veces superior que el ojo de un adulto.

El hecho de que los padres no lleven a sus hijos a realizarse una revisión ocular al menos una vez al año, tal y como aconsejan los especialistas, puede ser la consecuencia de que los niños no rindan en el colegio. Difícilmente se podrá tener conocimiento de esta deficiencia visual si no se realizan estos chequeos, ya que por norma general los niños no son capaces de transmitir a sus padres que no ven de forma correcta o que están incómodos, es el papel de los progenitores cuidar de los ojos de sus hijos.

Los niños que padecen problemas de visión no diagnosticados pueden sufrir baja autoestima. Es posible que se sientan frustrados con más facilidad ya que podrían tener problemas para concentrarse en la lectura, experimentar dolores de cabeza frecuentes e incluso frotarse los ojos de forma constante hasta hacer daño tanto en párpados como en el propio ojo.

Los niños en edad escolar están muy pendientes de su estética, ya no sólo por sí mismos sino también por los comentarios de sus compañeros. Para que un niño no se sienta diferente frente a los demás es importante enseñarle a apreciar y sentirse realizado por el hecho de utilizar lentes.

Como una de las principales alternativas, Transitions Optical ofrece a los padres las lentes fotocromáticas Transitions, unas lentes que cambian de color en función de la intensidad de radiación ultravioleta que reciben siendo tan claras como unas lentes transparentes en interiores y oscureciéndose a medida que toman contacto con la radiación ultravioleta, protegiendo los ojos al mismo tiempo del 100% de la radiación UV y reduciendo el deslumbramiento.

Las lentes Transitions se presentan así como un complemento divertido, moderno y que llama la atención de aquellos que tienen la oportunidad de verlo, especialmente entre el público infantil.
Aunque es probable que muchos padres consideren peligroso el hecho de que sus hijos tengan que hacer uso de unas lentes de cristal, las lentes Transitions están disponibles en materiales sólidos, ligeros, irrompibles y resistentes al impacto con la gama más alta del sector en diseños y marcas, factor que importa especialmente a aquellos que se encuentran en la pubertad y se preocupan, sin descanso, de su aspecto físico y estético.

Temas: Niños, Salud infantil

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.