Controlar o espiar a los hijos ¿Qué es mejor?

11 de diciembre de 2007 por

controlarMientras más pasa el tiempo y la sociedad evoluciona, educar a los hijos y ejercer un control sobre sus actividades es cada vez más difícil. Ahora los niños solicitan a sus padres independencia y privacidad cuando se trata de emails, mensajes de móvil y otros recursos en los que sienten libertad de expresión.

Es claro que los emails y sms, son claves en la comunicación entre niños y jóvenes, por eso, a la hora de ejercer un control sobre sus actividades, muchos padres buscan la forma de leer los mensajes de sus hijos para saber qué hacen cuando están fuera de casa, cuando tienen sospechas de malas amistades o de comportamientos no deseables como el consumo de drogas.

Según la opinión de varios jóvenes, si llegan a enterarse que sus padres leen sus email o indagan los sms que han guardado en el móvil, perderían toda la confianza que le tienen a sus progenitores pues consideran que esa no es una forma de control sino una forma de espiarlos.

Los psicólogos afirman que cuando no hay una confianza y comunicación familiar efectiva, los padres recurren a informarse de lo que hacen sus hijos a través de estos medios y muchas veces no se dan cuenta que pueden provocar consecuencias nefastas, en materia de credulidad, si los jóvenes se dan cuenta de lo que hacen.

Los especialistas también argumentan que lo más conveniente para ejercer un control y autoridad sobre los hijos es crear vínculos de comunicación en los que ellos puedan sentirse con libertad y confianza para comentar sus experiencias, ideas y expectativas. Sin embargo, si en algún momento consideran los padres que su hijo puede estar en riesgo o en peligro, deben examinar todos los recursos informativos que los niños utilizan pues pueden ser una fuente certera de información, pero estas tácticas, afirman los expertos, deben ser utilizadas sólo si hay reales sospechas de problemas.

Por tanto, los padres deben ser concientes de que la autoridad y el control empiezan a ejecutarse desde que los hijos son pequeños y que hay que tener cautela en que los niños puedan confundir el controlar con el espiar pues perderían la confianza que se ha construido con los años.

Temas: Desarrollo infantil, Familia, Maternidad, Paternidad, Ser padres

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.