Conservando la salud al viajar en familia

29 de julio de 2010 por

viajar_en_familiaHacer un viaje en familia puede ser una gran experiencia, divertida y enriquecedora, pero conlleva adoptar una serie de precauciones para que todo marche correctamente. Tenemos que ser conscientes que al viajar cambiamos las rutinas, los horarios, la comida… y los niños son especialmente vulnerables a todos estos cambios, por lo que tendremos que ir especialmente prevenidos.

En primer lugar, es bueno que preparemos un pequeño botiquín de primeros auxilios con los medicamentos que necesitamos (si es el caso), medicinas sin receta, algunos productos para curar heridas, toallitas sanitarias… Y sobretodo crema protectora para el sol y repelente de insectos. Además, será importante que tomemos las precauciones básicas para el sol y el agua (llevar una gorra o sobrero que proteja a los niños del sol directo a la cara, llevar el flotador y los anteojos para el agua…) Si tenemos previsto alquilar un coche en nuestro destino, deberíamos llevarnos nuestra silla de seguridad porque sabemos que es exactamente la que necesita nuestro hijo.

En el caso de que viajemos al extranjero hay algunas medidas de seguridad extras que debemos tener en cuenta. En primer lugar es muy importante que averigüemos con semanas de antelación si necesitamos alguna vacuna. También es recomendable que hablemos con el doctor para que nos indique qué medicamentos tendremos que llevarnos para prevenir alguna patología propia del destino y para la que el sistema inmunológico de nuestros hijos no está preparado.

Derivados de nuestros viajes nos podemos encontrar con más problemas:

Dolor de oídos
Especialmente si viajamos en avión, debido a los cambios de presión puede ser que nuestros hijos se quejen de dolor en los oídos. Si todavía son bebés podemos darles el biberón o el pecho materno, si en cambio ya son mayores les podemos animar a bostezar o a masticar un chicle.

Mareos
Si hacemos un viaje largo en coche o en barco, es fácil que los niños se mareen y sientan náuseas, vómitos, sudor frío… Para prevenir los mareos durante el viaje deberíamos evitar que los niños viajen con el estómago vacío o habiendo comido algo difícil de digerir…

Diarrea
Puede darse debido a los cambios de hábitos a la hora de comer, de horarios, por el agua que se ingiere… Los niños pequeños pueden deshidratarse con más facilidad que los adultos, por lo que tendremos que prestarle especial atención. Será importante que siempre bebamos agua embotellada, que lavemos y pelemos las frutas y verduras antes de que las comamos y que nos aseguremos que la carne y el pescado estén bien cocinados.

En resumen, viajar en familia será una experiencia divertida y enriquecedora si planeamos y prevenimos con anticipación todo lo que necesitamos.

Si quieres información más detallada sobre todos los posibles problemas que puedes encontrarte a la hora de viajar con niños y cómo puedes solventarlos, te recomendamos el manual Conservando la Salud al Viajar que ha redactado el Observatorio FAROS del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

Artículo original: Conservando la salud al viajar en familia

Temas: Medidas de seguridad, Salud del bebé, Salud infantil, Viajar en familia

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.