Cómo evoluciona el pie del niño

8 de julio de 2008 por

A lo largo del desarrollo motor del niño se van a producir numerosos cambios físicos como repuesta a la adquisición de logros importantes como volteos, gateo, marcha libre y otros. En esta ocasión, vamos a centrarnos en sus pies, por los múltiples interrogantes que provocan sobre su normalidad o la posible aparición de lo que se ha llamado comúnmente pies planos.

Evolución normal del pie

En el recién nacido nos encontramos con que sus pies apuntan hacia dentro. Ello es producto de una contractura fisiológica de los isquiotibiales internos de las piernas. A medida que el bebé experimenta el movimiento, van entrando en juego diferentes músculos del tronco, de las piernas y de los pies que se preparan para el momento decisivo, el de la carga, cuando el bebé empieza a ponerse de pie.

Así, por efecto de las cargas dinámicas y de la desaparición de la almohadilla grasa del pie, la medición del valgo en el talón del niño se va a ir modificando de la siguiente manera:

Recién nacido: entre 5 y 12º de valgo.

1 año: alrededor de los 6º.

3 años: alrededor de los 4º.

5 y 7 años: entre 0 y 2º que es la normalidad y donde se igualan los valores normales del adulto.

Junto con estas modificaciones también es importante la observación de las caderas y rodillas del niño.

Valoración del pie del niño

A la hora de determinar la existencia del pie plano en un niño, es necesario descartar las siguientes posibilidades: enfermedades neurológicas, retracción del tendón de Aquiles, sinostosis o fusión anormal de los huesos del retropie.

Seguidamente, pasaremos a valorar el tronco para observar si posibles escoliosis o desviaciones de la columna pueden explicar el apoyo en valgo. Valoraremos las caderas, por si la existencia de problemas en este nivel (displasia o luxación) puede ser la causa. Por último, evaluaremos la articulación de la rodilla por la próxima relación que tiene con el pie y por cómo se van modificando las rodillas durante el desarrollo.

La apreciación se debe iniciar con el niño en pie, para observar si aparece arco plantar durante la marcha y medir la desviación del calcáneo en valgo. Seguidamente le pediremos al niño que se ponga de puntillas o, si es pequeño, buscaremos una situación para que lo haga. Si, en ese momento, aparece arco, cuando antes no aparecía, no estamos ante un caso de pie plano valgo.

Otro exámen para determinarlo será la de provocar la flexión dorsal del dedo gordo del pie. Si se formara arco, tampoco en este caso se trataría de pie plano valgo.

Si, tras la valoración física, seguimos con la duda, otras pruebas aplicables serían la huella plantar en el podoscopio y la realización de una radiografía en carga.

Temas: Desarrollo del bebé, Salud del bebé

Comentarios 2 comentarios
  1. TENGO UN HIJO DE CUATRO AÑOS Y NO SE LE FORMA EL ARCO DEL PIE Y SUFRE DE DOLORES EN SUS PIERNAS LO HE LLEVADO AL CONSULTORIO DE MI LOCALIDAD Y EL MEDICO QUE LO ATENDIO ME DIJO QUE YO TENIA QUE COMPRAR SUS PLANTILLAS QUE PUEDO HACER ESTOY MUY PREOCUPADA YA MI HIJO SUFRE DE DOLORES EN SUS PIERNAS NO LE HA COMPLICADO SU VIDA YA QUE ES UN NIÑO HIPERACTIVO NO ESTA NUNCA QUIETO PERO A PESAR DE TODO SUS MOLESTIAS EN LAS PIERNAS PERSISTEN NECESITO QUE ME GUIEN EN LO QUE PUEDO HACER

    JANINA — 16 de julio de 2008 @ 4:43 am
  2. Hi yo soy una mama primerisa este 22 de julio mi hija cumplira 1 ano de edad y me gustaria que me aconsejaran que hacer porque ella no quiere aprender a comer y cuando yo intento darle la comida ella hace a bomitar que puedo hacer por favor aconsegenme que puedo hacer.

    ericka — 18 de julio de 2008 @ 23:21 pm
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.