Antes de utilizar antibióticos, utilizo terapias naturales

22 de mayo de 2009 por

dsc052341Este es el título que le dieron a una entrevista que me hicieron en el Regió7 , un diario de mi comarca. La verdad es que cuando me propusieron la entrevista no pude negarme, que el periódico más importante de mi ciudad quisiera entrevistarme es todo un lujo.

La entrevista fue muy bien, empecé hablando de la razón por la que me interesó esta terapia, ya que tras haber tenido a mi hija, yo que no soy muy propensa a utilizar la medicina convencional no sabía qué hacer con un bebé enfermo y atiborrarla de medicamentos, no me convencía. Así que cuando descubrí la reflexología infantil, a través del libro-curso de Ángeles Hinojosa, no lo dudé dos veces y lo compré, lo puse en práctica y me decidí hacerme formadora en reflexología infantil, para enseñar a otras madres que como yo quieran sentirse útiles ante la salud de sus hijos y puedan colaborar en ella de forma activa teniendo una herramienta para ello.

Además la reflexología infantil, aporta relajación, atención exclusiva, contacto físico, equilibra el organismo, restablece la energía y es muy eficaz como medicina preventiva.

Desde que me hice formadora mi vida ha cambiado bastante, he aprendido a relacionarme más con la gente, he aprendido a confiar más en el cuerpo, he aprendido a informar y enseñar, y todo eso me ha llevado a sentir aún más atracción hacía las medicinas naturales. Por ello, ahora complemento la reflexología con la aromaterapia, ya que el uso de aceites esenciales a través del majase aporta los beneficios de las esencias tanto a través de la sangre como a través del olfato, ayudando tanto a nivel físico como emocional.

Sin ir más lejos hace unos días mi niña se despertó a las 3h de la mañana, quejándose de un oído, en ese momento busqué el aceite esencial que mejor me podía ir de entre los que disponía en casa (el de manzanilla que es un buen antiinflamatorio), le apliqué 1 gota en un algodón junto con aceite de oliva, y le hice un masaje de reflexología insistiendo en la zona de los oídos, ella consiguió relajarse y volverse a dormir y no se volvió a despertar en toda la noche y no volvió a quejarse del oído. Eso me hizo sentir bien, porque había conseguido ayudar a mi hija de forma rápida y natural, sin medicamentos con otros efectos secundarios, y me sentí orgullosa de mi misma por tener las herramientas para ayudarla, ya que eso es lo que deseamos todas las madres cuando nuestros hijos nos necesitan.

Podréis encontrar aquí el libro-curso de reflexología y todos los aceites esenciales con algunas de sus características en ecofamilia.com.

Temas: Bebés, Niños, Salud del bebé, Salud infantil

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.