Accidentes de niños en el hogar: quemaduras

29 de diciembre de 2007 por

Niño accidenteSe consideran los segundos accidentes infantiles en el hogar más frecuentes, según una escala de cuatro.

Digamos que las quemaduras son más habituales en los niños pequeños, produciéndose en el hogar, sobre todo en el baño y la cocina. Aunque también pueden producirse por la plancha, horno y calefacciones, el fuego de la chimenea y los temidos enchufes. Generalmente los medios de contacto son los líquidos calientes, el agua y los alimentos.

La profundidad y gravedad de la quemadura depende del tiempo de exposición al calor y de la temperatura del líquido u objeto caliente.

¿Cómo se clasifican las quemaduras?

Las quemaduras se clasifican en grados, así podemos distinguir:

1.- Quemaduras de Primer Grado: únicamente se producirá enrojecimiento de la piel.

2.- Quemaduras de Segundo Grado: aparecen ampollas sobre el tejido cutáneo.

3.- Quemaduras de Tercer Grado: éstas son las más frecuentes y la piel puede aparecer chamuscada y/o blanquecina.

¿Qué hacer inmediatamente?

Será preciso seguir las siguientes medidas paliativas:

– Refrescar inmediatamente la zona quemada, incluso por encima de la ropa infantil.

– No quitar bajo ningún concepto ninguna prenda de vestir que se encuentre adherida a la piel.

– Lavar con agua fresca y colocar compresas húmedas sobre la superficie quemada.

– Administrar un analgésico habitual: ibuprofeno o paracetamol.

– En quemaduras de Primer Grado, aplicar una pomada específica para quemaduras: Silvederma o Flammazine).

– No emplear remedios caseros ni ungüentos no recetados por facultativos.

¿Cuándo acudir a un centro médico?

Se deberá acudir a un centro médico en las quemaduras de Segundo o Tercer Grado.

Temas: Niños, Primeros auxilios, Salud infantil, Seguridad

Comentarios 2 comentarios
  1. [...] Accidentes de niños en el hogar: quemaduras [...]

    Pingback Accidentes de niños en el hogar: caídas y golpes | Blog de paraBebes.com — 4 de enero de 2008 @ 16:53 pm
  2. [...] niños son mucho más sensibles que los adultos, tanto ante una incidencia como en caso de posible infección. Naturalmente, los padres siempre confían que a sus hijos nunca [...]

    Pingback Estar preparados: el botiquín doméstico — 20 de mayo de 2008 @ 12:00 pm
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.