¿Pero dónde has escuchado eso?

2 de noviembre de 2009 por

Ocurre una cosa muy curiosa en los niños y es que mientras crecen y van descubriendo el lenguaje, asumen las palabrotas como parte delexplica vocabulario. Aprenden que ciertas palabras tienen poder, sobre todo, por el golpe de efecto que provocan en los mayores. Como poseen la habilidad de aprender todo lo malo muy rápidamente les parece de lo más divertido decirlas.

Muchos padres me comentan: “pero, ¿cómo dice esto? si en casa no se habla así”. Es muy fácil de entender. Los niños son muy receptivos y les basta con ver unos dibujos, escuchar una conversación en la calle o en el patio del colegio, la escena de una película… miles de situaciones que se nos escapan pero que a ellos no. Esto es suficiente para que asuma esas palabras y experimente la sensación de ser un poco malo, porque saben perfectamente lo que esta bien, y lo que esta mal.

Entonces ¿qué debemos hacer?

  • No le rías la gracia.
  • Empezará a perder el interés por estas palabras en el momento en que dejes de prestar atención a lo que dice.
  • No le interrogues sobre el lugar o la persona a la que oyó decir estas palabrotas. Eso aumentara el juego y quizá sabrá que de esta forma llama la atención y seguirá haciéndolo.
  • Delante de él, nunca comentes con adultos que el niño no para de decir palabrotas.
  • No dramatices, a ningún padre nos gusta que nuestros hijos hablen de esta manera, pero no es cuestión de darle mayor importancia. Asumelo como una parte de su desarrollo y pon las medidas necesarias para que no se repita pero sin amenazas.
  • Predicar con el ejemplo es lo mejor
  • Evitar en la medidas de lo posible dibujos o series con expresiones de adultos. Digo en la medida de lo posible porque hay veces en las que nos resulta casi imposible que no vean “dibujos de moda poco recomendables”. Si no puedes evitar que los vean, intenta estar delante cuando lo estén viendo y recrimina al personaje. Expón tu idea e intenta convencerles que no es la forma más correcta de hablar. Como se suele decir, si no puedes con ellos, ¡únete!
  • La palabrota es una forma rápida de exponer un sentimiento emocional. Rabia, enfado… enséñale a expresar de otra manera estos sentimientos negativos.
  • Explícale que estas palabras pueden herir a otras personas y que ante todo debe ser respetuoso con los demás.

Más información: Gabinete Infantia

Temas: Desarrollo infantil, Educación de los niños, Escuela de padres

Comentarios Este artículo no tiene comentarios
Deja un comentario

* Estos campos son obligatorios

Al apretar el botón "Enviar" aceptas las condiciones legales de paraBebes y clubParenting.